Dublín es uno de esos destinos encantadores para realizar un viaje de fin de semana. La capital de Irlanda tiene multitud de planes que ofrecernos, y alberga multitud de secretos que tendremos que descubrir. Si tú también estás planeando una escapada a Dublín, toma nota de nuestros consejos, haz tu maleta y disfruta de la escapada más divertida.

 ¿Qué es lo que no debes perderte en tu viaje a Dublín? La universidad Trinity College, la más antigua de Irlanda y una de las más famosas del mundo, que además está situada en la céntrica y transitada calle de Pearce Street. En las zonas aledañas, podréis ir viendo el ambiente de esta ciudad, así como disfrutando de alguno de sus innumerables pub irandeses en los que disfrutar de todo tipo de cervezas.  Otra de las arterias principales y centros neurálgicos de la ciudad es O’Connell Street, en donde podréis encontrar bares, tiendas, restaurantes y mucho más.

 

Otro de los lugares de interés es la cárcel de Kilmainham, que fue inaugurada en 1976 y ha visto pasar a muchos de los personajes que han estado implicados en la lucha por la Independencia de este país, o la antigua fábrica de Guiness, que es visitada cada año por un gran número de turistas.

 

Aunque si por algo se define Dublín es por ser una ciudad nocturna, con una excelente oferta de ocio. La zona de Temple Bar es uno de los barrios más antiguos y bonitos de la ciudad, en los que podremos escuchar música en directo en cualquiera de los pubs durante la noche, y empaparnos de la amabilidad y gentileza de los habitantes de esta ciudad.

 

¿Quieres también aprovechar para hacer unas compras? Para ello, no debes perderte Grafton Street, conocida por sus numerosas tiendas, y porque alberga la estatua de Molly Malone. Estamos seguros de que esta ciudad no va a defraudarte, y es que justamente su tamaño pequeño que te permite recorrerla en poco tiempo y la gentileza de sus gentes son dos de sus principales virtudes.